Caracas, 24 de junio de 2014.- El presidente de la República Bolivariana instó a la máxima unión y lealtad al proyecto revolucionario del Comandante Chávez, para evitar la repetición de errores históricos que permitieron que los enemigos de Bolívar, a quienes llamó “Fuerzas Disolventes”, lograran traicionar la independencia política del imperialismo español en el siglo 19.
"Pero también hay fuerzas disolventes, lo digo como militante revolucionario y como hijo de Chávez, que pretenden incubarse desde dentro del pueblo y de las fuerzas revolucionarias”
“Parte de las fuerzas disolventes de la patria son promocionados desde el imperio, para llenar de caos y violencia al país, y no han podido ni podrán. Pero también hay fuerzas disolventes, lo digo como militante revolucionario y como hijo de Chávez, que pretenden incubarse desde dentro del pueblo y de las fuerzas revolucionarias”, advirtió  en su discurso de cierre en Carabobo, tras el magnífico desfile cívico-militar por los 193 años de la Batalla histórica y el Día del Ejército, celebrado este martes.
Maduro rememoró las luchas independentistas del siglo 19, cuando el ejército libertador de Bolívar combatió como uno solo en Suramérica, gesta que catalogó como inspiradora para las glorias futuras a conquistar.
Advirtió, sin embargo, la traición a partir de 1830, cuando generales libertadores de aquella hora dieron la espalda al Libertador Simón Bolívar y al proyecto de emancipación e igualdad, traición que luego se extendió hasta el propio siglo 20, cuando las élites -producto de esas fuerzas disolventes- eliminaron toda resistencia.
“Hace 193 años triunfaron las armas de la República, las armas de la Patria que nacía y empezó un largo camino, donde pudimos vencer al ejército colonial español … pero cuánto costó vencer los antivalores del colonialsmo en la cultura dominante”.
“Entregaron a nuestra patria a las transnacionales estadounidenses y vivimos 90 años de dominio imperialista estadounidense, que cavó profundo la inmoralidad de esa cultura en la vida diaria de nuestra sociedad.  Hasta que llegó aquel 4 de febrero de 1992, hasta que llegó aquel  6 de diciembre de 1998, un ser humano hecho huracán”, dijo sobre la irrupción del Comandante Chávez con su movimiento militar bolivariano.
“Cuánto tiempo pasó para que pudiéramos retomar las banderas originales de la República, de la igualdad, de la unión latinoamericana; retomar el camino del anti-colonialismo, hoy anti-imperialismo del siglo 21”.
“Por eso siempre venir a Carabobo y ver al pueblo unido a su Fuerza Armada ratifica los valores más grandes que nos sembró Chávez”.
Plan de la Patria es el camino de Chávez:
El presidente Maduro destacó que Chávez construyó un proyecto que tiene como sustento la unión cívico-militar. Y como líder revolucionario despertó al pueblo venezolano de su letargo histórico.
Pero advirtió la necesidad de defender ese camino reconquistado de la unión histórica en Bolívar “y nos toca a nosotros matener ese camino por buen rumbo”.
Mostró el Plan de la Patria, que hoy es Ley de la República, y dijo que es la obra más completa y acabada para el presente y el futuro hecho por la pluma y de la mayor inspiración del Comandante Chávez.
“Que no se vuelvan a imponer las fuerzas de la mezquindad, que siempre está detrás el enemigo agazapado…Llamo al alerta, a la disciplina máxima de las fuerzas revolucionarias y la lealtad máxima conmigo, como presidente”
“Es la guía, la inspiración, el marco orientador para que las fuerzas de la mezquindad y las fuerzas disolventes no logren crear ni una fisura a las fuerzas de la Patria, en ningún campo ni bajo ningún respecto”.
“Que no se vuelvan a imponer las fuerzas de la mezquindad, que siempre está detrás el enemigo agazapado…Llamo al alerta, a la disciplina máxima de las fuerzas revolucionarias y la lealtad máxima conmigo, como presidente”.
“Podremos pasar por momentos de dificultades hoy, mañana, pero siempre tendrán en mí un hombre humilde, leal más allá de esta vida al comandante Chávez. Así que exigo máxima disciplina y lealtad a las fuerzas revolucionarias, que no se impongan las fuerzas disolventes que se impusieron en el siglo 19, o que en el siglo 20 impidieron la unión estratégica del pueblo”.
“Llamo a la máxima leatad, a la máxima disciplina”, reiteró, dirigiendo su mensaje al pueblo humilde, a la juventud, trabajadores, mujeres, campesinos y profesionales a no dudar jamás de su convicción bolivariana.
“El pueblo jamás dudó de Chávez. Yo les digo: jamás duden de mí, porque yo soy un hombre del pueblo, de ustedes…”, expresó vehementemente.