jueves, 1 de mayo de 2014

Gran Misión Vivienda Venezuela: Más de 558.000 sueños cumplidos en tres años



Caracas, 30 Abr. AVN.- Caracas ha cambiado en tres años. No son solo los espacios públicos recuperados, que es ya bastante, cifrados por la Alcaldía en 1,6 millones de metros cuadrados, sino que una serie de edificios se han diseminado por la urbe, que llaman la atención a los capitalinos, tanto por su estructura como por el hecho de que fueron levantados en espacios donde no había nada, o eran depósitos, chiveras, estacionamientos. Predios considerados ociosos o subutilizados y que recobraron sentido al convertirse en el hogar de más de 27.000 familias que nunca pensaron en ser propietarios de una casa.

"No habrá familia en el país que no tenga su vivienda propia y digna". Esa fue la promesa del líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, el 13 de febrero de 2011, cuando anunció que "estaba cocinando" la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) y que la única posibilidad de responder a la necesidad de un techo para todos está en el socialismo, que no ve la vivienda como mercancía.

El 30 de abril de ese año ocurrió el lanzamiento de ese ambicioso programa, un gran esfuerzo nacional y el primero de esa magnitud que se impulsaba en Venezuela, a fin de lograr resolver una deuda de décadas: el drama de la vivienda, como el mismo Chávez lo dijo en aquella oportunidad, y que ha situado en 2,7 millones de casas el déficit habitacional en el país.

"En Caracas cabe otra ciudad. Dentro de Caracas cabe otra Caracas", decía insistentemente el mandatario socialista, para promover la recuperación de esos terrenos ociosos o con uso inadecuado, en el marco de la ley.

Con esa política, estructurada y planificada en cada detalle, nació la Misión, que desde hace tres años ha edificado más de 558.000 viviendas y cada semana hace nuevas entregas. Su meta es alcanzar los tres millones de casas para 2019, con lo cual saldaría la deuda histórica en el país. En la actualidad, están en construcción unas 241.000 casas, que generan empleo para 450.000 personas, señaló recientemente el ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina.

La prioridad la tuvieron los refugiados, unas 29.000 familias que perdieron sus casas con las intensas lluvias de finales de 2010 y que debieron ir a albergues habilitados por el Estado para recibir la atención debida y techo, mientras el Gobierno concluía sus casas definitivas.

Fueron esas personas la principal motivación de Chávez para idear la Misión, y les prometió que de los refugios irían a sus casas propias. Y ha cumplido. Para finales del año pasado, el presidente de la República, Nicolás Maduro, señaló que apenas quedaban 700 familias en refugios.

Caracas, la fachada más emblemática del plan, ya ha ejecutado más de 27.000 unidades habitacionales y están en edificación otras 14.000, informó este mes la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faría.

La Gran Misión contribuyó a acelerar la construcción en Venezuela y la llevó a cifras sin precedentes. Mientras entre 1985 y 1998, 14 años previos a la Revolución, en el país se construyó un acumulado de 891.000 viviendas, desde 1999 hasta el año pasado, se levantaron un millón 43.000 casas.

Los 146.000 techos que se ejecutaron en el primer año de la Misión, aunque arrancó en abril de 2011, fueron un récord en Venezuela, que en el mejor año de la llamada cuarta República, edificó 77.000 viviendas en 1995. Pero 2012 fue aún más ambicioso y se alcanzaron las 200.000 casas prometidas.

Fuente: Noticias AVN

Siganos a través de