¡Juro, a nombre de la memoria heroica de nuestros pueblos indígenas, de Guaicaipuro; de nuestros libertadores, el más grande de ellos Simón Bolívar; de Ezequiel Zamora y su ejército de desarrapados; Juro a nombre de nuestros niños y niñas, de los soldados de la Patria, de los obreros, de los campesinos; Juro a nombre de la lealtad más absoluta al Comandante Hugo Chávez, que cumpliremos y haremos cumplir esta Constitución Bolivariana con la mano dura de un pueblo dispuesto a ser libre. Lo juro!”.
De esta manera Nicolás Maduro Moros juró como Presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela, frente al diputado Diosdado Cabello, máximo representante del Poder Legislativo, en la ceremonia solemne realizada en la Asamblea Nacional (AN), en cumplimiento del artículo 233 constitucional, tras la lamentable muerte del Comandante Chávez que obligó a activar el procedimiento legal.
Si así lo hiciere que Dios, la Patria y el glorioso pueblo venezolanos os premie…”, respondió Cabello.
Estamos seguros que así va a ser. Y Venezuela seguirá el camino y la ruta que nuestro Comandante Chávez nos fijó. Venezuela seguirá la ruta de la construcción del socialismo, bajo su mando y dirección, cumpliendo los lineamientos y los mandatos del Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías. ¡Que viva el Comandante Chávez!”, concluyó el presidente de la AN.
Tras las palabras de Cabello, en el recinto legislativo tronó la voz del pueblo con sus cantos: “¡Chávez Vive, la Lucha sigue!” “¡Con Chávez y Maduro, el pueblo está seguro!”, para luego entonar el Himno Nacional, que cantaron incluso los presidentes invitados, entre ellos Rafael Correa.
Acto seguido, a Maduro le fue impuesta la Banda Presidencial y el Gran Collar del Libertador, como símbolo de las atribuciones que le corresponden como Presidente Encargado de la República Bolivariana.
Los titulares de los otros Poderes Públicos, presentes en el Hemiciclo del Palacio Federal Legislativo, ratificaron con sus rúbricas el acta oficial que refrenda la legalidad y constitucionalidad de la solemne ceremonia.