domingo, 16 de diciembre de 2012

Terminando el Año 2.012 y la Alcaldia de Los Guayos e Hidrocentro brillaron por su asencia

Recordando la denuncia hecha el 04 de Julio del 2.012 publicamos en nuestro Portal Comunal www.lasvegas2.com.ve para recordar parte de la Historia y como "NO" dan respuesta a una problematica local, asi como la inaguración del Modulo Policia  tiene mas de 1 Año hecho por Venvidrio y la Alcaldia del Minucipio Los Guayos que realmente no se en lo particular si llamarla Bolivariana porque le queda grande ese nombre. No permitiremos que quieran ganar meritos a costilla del pueblo lo que se ha logrado en Las Vegas II, se ha logrado gracias a la organizacion de un grupo pequeño para no decir como dice el Alcalde Anibal Dose Rumbos (La comunidad de un solo hombre)

                                                                                                                    COMUNAS O NADA!!!!


04 julio 2012

Destrozadas calles de la urbanización industrial Los Guayos



El desbordamiento de aguas negras propicia el deterioro de la calle. (Foto Juan Pablo Ron)
Juamed Chacín | jchacin@el-carabobeno.com
Empresarios, trabajadores y habitantes de comunidades que deben transitar por las calles de la urbanización Industrial Los Guayos están cansados del constante bote de aguas negras, así como la gran cantidad de cráteres que se han formado en varias partes de estas vías.
Al circular por la urbanización Industrial lo primero que se puede observar es la formación de varios huecos que dificultan el paso de vehículos particulares, y algunos camiones de empresas de la zona.
Daimer Ostos pertenece a la contraloría social del consejo comunal Las Vegas II. A diario debe transitar por la primera transversal de la urbanización Industrial Los Guayos para llegar a su vivienda. Denunció que son varios los problemas que padecen la comunidad, y detalló que frente a empresas como Rainbow, las aguas negras corren libremente.
Ostos señaló que las vicisitudes que deben pasar quienes transitan por el lugar son incontables. Desde sortear enormes zanjas llenas de huecos hasta lidiar con los malos olores, que salen de una boca de visita que constantemente derrama líquido putrefacto sobre el pavimento.
En la avenida 137 el panorama es poco alentador. Abunda los huecos, maleza, botes de aguas y líquido empozado. Ángel Villalobos también reside en Las Vegas II. Aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a la Alcaldía de Los Guayos y la Compañía Anónima Hidrocentro para que ambas instituciones aporten una solución integral a este problema.
Villalobos indicó que los dueños de una alfarería se vieron en la necesidad de colocar sobre algunos lugares de la carretera una cantidad importante de material de relleno, con la intención de hacer más fluida la circulación de vehículos.
La entrada hacia la comunidad de Las Vegas II es la antítesis de lo que debería ser una buena calidad en los servicios públicos. Para ingresar es necesario esquivar los huecos que se ocultan en la cantidad de líquido acumulado por las fuertes precipitaciones y el desbordamiento de las aguas residuales.
Esta problemática también se extiende a las empresas de Zona Industrial de Los Guayos. El representante de una metalmecánica aseguró que en varias oportunidades han llevado cartas al ayuntamiento pidiendo una solución. Hasta la fecha no han recibido ni siquiera una respuesta.
Los entrevistados coincidieron en que la solución al bote de aguas debe ser abordada de forma integral: es necesario romper la vía para sustituir el drenaje que a pesar de que lo han destapado, a los pocos días vuelve a congestionarse.
Aunque en menor proporción, las condiciones de la segunda transversal de esta zona industrial presenta varias anomalías en el pavimento. En la entrada de esta avenida es necesario detener el vehículo para no causar daños al tren delantero.
Las personas que utilizan estas vías para dirigirse a sus hogares o puestos de trabajo claman porque sus peticiones sean escuchadas, y en un lapso corto de tiempo puedan disfrutar de una adecuada vialidad.

Siganos a través de