domingo, 24 de julio de 2011

URGENTE PARA DISCUTIR /DEBATIR/ COMENTAR EN TU ENTORNO. "LECCIONES DE LA AUTOGESTIÓN YUGOSLAVA"


 

índice

presentación. 2
1. Las características de la autogestión yugoslava.. 2
1) Consejos de trabajadores. 2
2) Empresas grandes y pequeños grupos de trabajadores. 3
2. ¿De dónde provino este modelo y cómo fue cambiando?. 3
1) Nace de una revolución. 3
2) Choque con Stalin en 1948. 4
3) En 1950 decretan Ley de autogestión. 4
4) Viraje hacia una economía de mercado y sus nefastos resultados. 5
5) Esfuerzos por volver a la planificación, pero desde abajo. 5
6) El papel de los bancos occidentales en el fracaso del intento. 6
3. Los Elementos Positivos. 6
1) Altas tasas de crecimiento. 6
2) Gran participación de los trabajadores. 6
3) Aumentó la disciplina laboral 6
4) Hubo altas tasas de inversión. 7
4. Los Elementos Negativos. 7
1) Desempleo. 7
2) Tendencia a la desigualdad. 7
3) Endeudamiento de las empresas. 7
4) Falta de solidaridad dentro de la sociedad. 8
5) A fines de los 60 se somete a las condiciones del FMI 8
6) Problemas suscitados en trabajadores y gerentes. 9
7) Los que discutían eran los que tenían título universitario. 9
8) Los trabajadores perdieron el poder que tenían. 9
5. Algunas lecciones para Venezuela.. 9
1) La autogestión sí funciona. 9
2) Es peligroso tener en cuenta sólo el interés del colectivo de trabajadores. 10
3) No todo el poder a empresas individuales. 10
4) Desarrollar mecanismo solidarios. 10
5) Terminar con la lógica del capital externamente. 10
6) La soberanía económica como prerrequisito. 10


presentación 

1. Antes de presentar algunos detalles de la autogestión yugoslava, permítanme contextualizar mi presentación. Quiero destacar tres puntos.
2. Parto de la base de que  el capitalismo es un sistema en el cual la lógica del capital es  profundamente opuesta a las necesidades de los seres humanos. La tendencia del capital es a destruir lo que Marx llamó las fuentes originarias de la riqueza —la naturaleza y los seres humanos—. El capital lo hace a través de la explotación de las personas en el proceso de producción; al separar y dividir a las personas según su raza, género y nación para hacerlas más débiles; y creando necesidades artificiales —todo para lograr la única cosa que le importa al capital: la ganancia—. Desde este punto de vista, todos los logros alcanzados dentro del capitalismo son el resultado de las luchas de las personas en contra de la lógica del capital.
3. Si vamos a crear una sociedad que pueda ir más allá del capital, que pueda desarrollar el potencial de los seres humanos, la autogestión tiene que ser una parte central de dicha sociedad. Porque, como la Constitución Bolivariana lo señala en varias partes, sólo desarrollamos nuestro potencial humano a través de la participación: sólo crecemos y nos desarrollamos a través de nuestra actividad.
4. Para tratar de crear una nueva sociedad (sea donde sea) necesitamos aprender de los experimentos históricos. Por eso, tenemos que aprender del experimento autogestionario yugoslavo que se desarrolló durante casi cuarenta años. Considero que tenemos que aprender tanto de los elementos positivos como los negativos de la autogestión yugoslava.
5. Organizaré mi discurso de la siguiente manera:
6. Comenzaremos por considerar las características de lo que fue la autogestión yugoslava.
7. Luego  responderemos a la pregunta:¿de dónde provino y cómo cambió durante el curso de esos cuarenta años?
8. Consideraremos los elementos positivos de tal experiencia.
9. Examinaremos los elementos negativos
10. Finalmente, analizaremos las lecciones de esa experiencia.

 Las características de la autogestión yugoslava

11. En Yugoslavia las empresas eran estatales y el Estado confió la administración de éstas a los trabajadores de cada empresa. Las llamaban empresas sociales en vez de empresas estatales. Los trabajadores en las empresas no eran vistos como obreros sino como miembros de un colectivo de trabajo.

 Consejos de trabajadores

12. Tanto en la industria como en la agricultura, las empresas eran dirigidas por los consejos de trabajadores; estos tenían entre 15 y 20 personas electas por dos años por miembros de sus colectivos. Los consejos se reunían cada mes (las reuniones eran abiertas a todos los miembros de la colectividad) y tomaban decisiones sobre asuntos como precios, productos, publicidad, la organización del lugar de trabajo, el aumento de la fuerza laboral, las condiciones de trabajo, y los sueldos relativos de distintos grupos de trabajadores en la empresa. Una de las decisiones más significativas fue cómo invertir los ingresos de la firma y cuánto sería distribuido como ingresos personales.
13. Encima de los consejos había una junta de gerentes, de entre tres y once personas, elegidas por el consejo de trabajadores. En algún momento, tres cuartos de tal junta tenía que ser obreros manuales. Efectivamente, la junta funcionó como un comité ejecutivo y tenía la responsabilidad de tomar decisiones cotidianas.
14. Finalmente, había un director de la empresa. Esta persona era nominado por el Partido (la Liga de Comunistas de Yugoslavia) por un plazo de cuatro años, pero los consejos tomaron la decisión para aceptar y retenerlas. Ese poder fue ejercido. Escuché de un caso donde miembros de un consejo amenazaron a un gerente con tirarlo por la ventana hasta que se acordara la reasignación de su puesto; y, otro, donde lo dejaron afuera de la reja y le dijeron al gerente que no volviera más.
15. Habían otros cuerpos dentro de la empresa también, por ejemplo, consejos de talleres y comisiones especiales. Un estudio indicó que un tercio de los trabajadores en las empresas participaba en algún consejo o comisión. Había un sistema de rotación. Los puestos eran limitados a un plazo de dos años, pues muchas personas rotaron por los varios cuerpos de autogestión dentro de una empresa. 

 Empresas grandes y pequeños grupos de trabajadores

16. Cuando había que tomar una decisión importante —como, por ejemplo, la decisión a fusionar con otra empresa— la colectiva entera votaba. Fusiones podía resultar en empresas mayores. La mayor que yo conocí tenía 14,500 trabajadores. Fue dividida en 63 unidades grandes (con un promedio de 230 trabajadores cada una) y esos tenía un promedio de 5 grupos de trabajo (con un promedio de 46 trabajadores cada uno).  Entonces, en este caso, había una empresa muy grande dividida en pequeños grupos de trabajadores asociados.  
17. La última cosa que es importante entender sobre esas empresas de autogestión es que funcionaron en el mercado. Compitieron nacional e internacionalmente. Desde afuera, se parecía al sistema capitalista —las firmas tenían su publicidad, competencia, hacían lo que podían para aumentar las ganancias de la empresa—. Sin embargo, y eso es clave, los consejos de trabajadores eran la autoridad en las empresas y los ingresos de éstas fueron divididos entre los trabajadores.  

 ¿De dónde provino este modelo y cómo fue cambiando?

18. Hay que reconocer que el sistema no fue estático. Fue cambiando: empezó en 1950, tomó nuevas formas en los primeros años de la década de 1960 y de nuevo durante los años 70.

 Nace de una revolución

19. Pero, primero, ¿de dónde provino? La respuesta es sencilla: de una revolución. En Yugoslavia hubo una revolución durante la Segunda Guerra Mundial en la lucha contra los nazis. La lucha fue dirigida por ejércitos guerrilleros bajo el liderazgo comunista, con los siguientes temas: “¡Tierra para los campesinos! ¡Fábricas para los trabajadores!”
20. Cuando esa lucha triunfó, tomaron la decisión de crear una Yugoslavia socialista. En esa época existía un único modelo de socialismo, el soviético. Entonces avanzaron con la colectivización de granjas, en la nacionalización de los medios de producción y el desarrollo de una economía planificada centralmente. Como en el modelo soviético, establecieron un plan anual con metas para cada producto y el incentivo de bonos en caso de que se lograran las metas; y los planes que elaboraban eran muy detallados (tanto que según se dice el documento impreso del primer plan de cinco años pesaba 1.500 Kg).

 Choque con Stalin en 1948

21. Luego tuvieron problemas con la URSS y hubo un choque con Stalin en 1948. Los yugoslavos dijeron que esto sucedió porque querían ser independientes porque ellos habían hecho su propia revolución a diferencia de la mayoría de los países de Europa oriental. Sin embargo, fueron marginados del movimiento comunista internacional, fueron excomulgados por Stalin.
22. En el curso del conflicto, los líderes yugoslavos se volvieron cada vez más críticos del modelo soviético. Declararon que éste había degenerado en un estado capitalista. Las empresas estatales, según ellos, eran sólo una precondición para el socialismo. Para lograr implantarlo era necesario establecer relaciones de producción socialistas, o sea, la autogestión. Si no avanzaban hacia la autogestión, se estancaría en el despotismo burocrático.

 En 1950 decretan Ley de autogestión

23. Entonces, en 1950, introdujeron la ley sobre la autogestión de los trabajadores. Esta ley se refería a la necesidad  de la descentralización y la autogestión de los trabajadores, y que este movimiento era el comienzo de la extinción del estado. Todo esto, como puede verse, fue un retorno  de aquella consigna inicial: “las fábricas para los trabajadores” y, de hecho, los comités de fábrica habían empezado a multiplicarse a partir de 1949.        
24. El primer paso, entonces, fue hacer que los gerentes de las empresas  fueran responsables ante los consejos de trabajadores de esas empresas en vez de serlo ante los ministros del estado. Todavía había planificación, pero los planes anuales de las empresas se restringían sólo a las inversiones. La escala de sueldos fue fijada en forma centralizada según las categorías de trabajo, pero era complementada con bonos que cada empresa determinaba.
25. Esas empresas tenían altas tasas impositivas, dado que utilizaban medios de producción pertenecientes al estado, y los recursos eran usados por éste para nuevas inversiones. El estado creó así nuevas empresas, contrató trabajadores y dio el control de ellas a los propios consejos de trabajadores. Este modelo fue muy exitoso. En la década de 1950 la economía yugoslava creció más rápido que cualquiera otra en el mundo.
26. Pero en ese período comenzaron a emerger signos de deseos de cambiar este modelo. El Congreso del Consejo de Trabajadores de 1957 reclamó:  “[..] no tenemos suficiente poder para tomar decisiones. Necesitamos remover las regulaciones estatales que restringen la independencia de las empresas. En particular, tenemos que fomentar más la iniciativa de dejar más dinero dentro las empresas, permitiéndoles hacer más inversiones. Es decir, bajar los impuestos. Dejemos que las firmas inviertan más y el estado, menos”. Esta propuesta fue vista como una forma de permitir el desarrollo de la autogestión. Pues, daría más poder a los trabajadores. Incluso, argumentaron que lo que existía era capitalismo estatal (el estado explotando a los colectivos a través de sus impuestos).

 Viraje hacia una economía de mercado y sus nefastos resultados

27. El cambio no fue, sin embargo, inmediato. El crecimiento fue rápido. Sin embargo, en el comienzo de la década de 1960, hubo una recesión: el crecimiento productivo cayó y la balanza comercial empeoró. Y de esto resultó un mayor impulso a la realización de grandes reformas. Fueron reducidas las regulaciones y los controles ejercidos por del estado, el viraje hacia una economía de mercado fue casi completo y los impuestos a las empresas bajaron.
28. Aquellos cambios fueron acompañados por una arremetida ideológica importante: la explotación del trabajador y el cobro de impuestos a empresas del estado fueron llamados “estalinismo”. Se argumentaba que si no eran los trabajadores los que estaban haciendo las inversiones claves a través de sus consejos, entonces realmente no se podía decir que tuvieran el control. Toda esa situación podía resumirse así: “Quien domina la reproducción ampliada de la sociedad, gobierna la sociedad”. Y como era el estado el que estaba tomando las decisiones sobre inversiones, se deducía que era él quien controlaba realmente a la sociedad.
29. Como consecuencia de esto el estado se retrajo mucho en lo que a inversión se refiere, especialmente el estado federal. No sólo empezó a cobrar menos impuestos, sino que se empezaron a desmantelar también los fondos estatales de inversión, acumulados anteriormente, y fueron invertidos en bancos (autogestionados) que prestaron estos recursos a las empresas bajo bases orientadas por la búsqueda de la ganancia. 
30. Los resultados del modelo reformado fueron significativos; resultados previstos por algunos opositores a la idea de hacer un cambio hacia una economía de mercado. La desigualdad aumentó en la década de 1960: desigualdad entre firmas dentro de la misma industria, desigualdad entre industrias, desigualdad entre campo y ciudad, y desigualdad entre regiones. Esto fue muy significativo por causa de las grandes diferencias en los niveles de ingreso; por ejemplo, entre Eslovenia y Kosovo, la diferencia fue seis veces mayor para la primera. Por lo general, los ricos se enriquecieron más. Pero, ese no fue el único cambio ocurrido durante ese período. Es muy relevante que también decayó mucho la influencia de los trabajadores dentro de las empresas, aumentando la de los expertos.
31. Todo esto generó una rebelión a finales de los años 60 y comienzos de los años 70. Los miembros de sindicatos y personas en las regiones más pobres impulsaron dicha rebelión. Atacaron el mercado, el aumento de la desigualdad, el aumento de poder de los bancos y de los expertos con sobre las empresas. El ataque fue dirigido contra la “tecno-burocracia”.
32. De nuevo había un componente ideológico. “Estábamos luchando en una guerra con dos frentes —decían— una guerra contra la burocracia estatal estalinista y contra el capitalismo. Pero nos olvidamos del segundo”.

 Esfuerzos por volver a la planificación, pero desde abajo

33. Entonces hubo un esfuerzo para volver a la planificación. Pero no a la planificación desde arriba, sino desde la base: acuerdos directos entre consejos de trabajadores de varias empresas, acuerdos de autogestión por cinco años. A partir de estos acuerdos, se creó un plan desde abajo, coordinado y puesto en práctica mientras subía: un acuerdo social. Algunos observadores describieron el modelo como el de una “economía negociada” por las intensas negociaciones que se realizaron entre los consejos de trabajadores (y también entre el sector productivo y el sector social).

 El papel de los bancos occidentales en el fracaso del intento

34. Lamentablemente, la década de 1980 fue un período de altas tasas de inflación. Y antes de que este modelo pudiera ser probado significativamente, encontró problemas en ese nuevo contexto. En los 80, hubo mucha presión de los bancos occidentales y el FMI sobre Yugoslavia (y otros países endeudados). En el contexto de una muy alta inflación, los acuerdos provenientes de la autogestión entre empresas no fueron cumplidos. A finales de esa década, el FMI puso condiciones para renovar la deuda solicitando el desmantelamiento de las empresas autogestionas. Hubo una crisis económica general y ésta produjo una crisis social, se produjo un movimiento de las repúblicas ricas (Eslovenia y Croacia, en particular) para abandonar la Federación Yugoslava y fomentar una guerra civil. Eso condujo a que no sólo terminara la autogestión yugoslava, sino también el país.

  Los Elementos Positivos

 Altas tasas de crecimiento

35. Primero, hay que destacar las altas tasas de crecimiento. En los años de 1950, la producción industrial aumentó 13.4% por año y el producto interno bruto 8.9%. Hubo menos crecimiento en los años 60 y 70: en producción industrial, 8.8% y 7.5%, respectivamente, y en PIB 7% y 6%, pero, en todo caso, éste fue respetable. El país se industrializó.
36. Una parte de dicho crecimiento fue la creación de nuevas fábricas y empresas. Pero, también hubo un crecimiento considerable en la productividad de empresas ya existentes (a diferencia, por ejemplo, de los obstáculos que aparecían en la URSS). Hubo una inversión intensiva en capital significativa, se introdujo tecnología moderna. ¿Por qué? Porque los miembros de los colectivos de trabajadores buscaban una manera de maximizar sus ingresos y por eso invirtieron en la última tecnología.

 Gran participación de los trabajadores

37. ¿Pero cuál era la situación de los trabajadores? Habían muchos estudios sobre los trabajadores en Yugoslavia, donde se señalaban que los trabajadores participaban mucho en sus empresas, que tenían mucho conocimiento de las operaciones de las compañías, existía un sentimiento general de que los trabajadores podían tomar decisiones, que existía escasa alienación, alta seguridad de empleo (ya que los miembros de los colectivos no despedían a otros miembros), y alta solidaridad dentro de las empresas.

 Aumentó la disciplina laboral

38. Por otra parte, se demostró que las objeciones tradicionales a la autogestión eran infundadas. Algunos dijeron que sin conducción desde arriba por los gerentes no habría disciplina, pero la disciplina aumentó. Algunos expresaron que los consejos de trabajadores no eran competentes para tomar decisiones, pero el hecho fue que los consejos tenían mucha más información que las juntas directivas de empresas capitalistas y eligieron mucho mejor a los respectivos gerentes.

 Hubo altas tasas de inversión

39. Algunos advirtieron que la autogestión resultaría en que todo ingreso de la empresa terminaría convirtiéndose en un ingreso personal de los trabajadores y en una inversión inadecuada, pero hubo alta tasas de inversión: en 1976, el 33% de PIB fue invertido. (El único país con una tasa comparable fue Japón con 30%; Canadá tenía 23% y EE.UU. 16%).

  Los Elementos Negativos

 Desempleo

40. Primero, hay que enfatizar el problema del desempleo. Empresas autogestionadas no despiden a sus trabajadores, pero, tampoco crean muchos puestos de trabajo. ¿Por qué? Porque hicieron inversiones intensivas en capital como ya indiqué. La gente venía del campo a la ciudad atraída por mejores, pero no podían encontrar trabajo. Ante esta situación seguían emigrando hacia Europa Occidental como “trabajadores invitados”. En 1971, la tasa de desempleo en Yugoslavia era de 7%, pero a eso habría que añadir que un 20% de la fuerza laboral estaba trabajando fuera del país.

 Tendencia a la desigualdad

41. Existía una tendencia hacia la desigualdad. La meta principal de las empresas autogestionadas era el interés de ese colectivo, es decir, buscaban maximizar los ingresos de los miembros del colectivo en el presente y futuro. Una parte de la desigualdad de los ingresos era muy lógica: provenía de los éxitos y fracasos de los diferentes grupos de trabajadores y reflejaba las diferencias de sus contribuciones. Pero había otra fuente de desigualdad: en algunas industrias los ingresos eran mucho más altos que en otras (por ejemplo, en las del sector de la energía eléctrica en comparación con las textiles), y las diferencias iban aumentando. Esa desigualdad no tenía mucho que ver con las diferencias en las contribuciones de los trabajadores. Los trabajadores del sector eléctrico habían tenido buena suerte al lograr un puesto de trabajo en este sector: es decir, tenían el monopolio sobre el acceso a estos buenos puestos de trabajos y por eso recibían rentas como una parte de su salario (piensen en Pdvsa en comparación con otras empresas de la economía venezolana). El funcionamiento de estas empresas dentro del sistema del mercado aumentó el problema, en parte porque el mercado produjo consecuencias más complejas, haciéndolos aparecer como resultados objetivos de la contribución de los trabajadores.

 Endeudamiento de las empresas

42. He aquí va uno de los más importantes problemas no resueltos por la autogestión yugoslava: la incapacidad para eliminar el problema de la desigualdad. Un efecto de esta situación no resuelta se tradujo en que los trabajadores de los sectores más pobres tendían a aumentar sus ingresos personales más allá de lo que la situación de sus empresas lo justificaba. La lógica era de que el ingreso de todos debía subir más o menos en la misma medida. (¿Por qué debía haber grandes diferencias si los métodos de producción pertenecían a todos?) Pero, en este caso, ¿cómo podían las empresas más pobres financiar sus nuevas inversiones? A través de préstamos bancarios. Las empresas más pobres financiaron sus inversiones por préstamos bancarios, y eso se convirtió en una de las fuentes de inflación.

 Falta de solidaridad dentro de la sociedad

43. Todo eso produjo graves problemas como: desempleo, desigualdad, inflación. Y todo eso contribuyó a la falta de solidaridad dentro de la sociedad. El hecho de centrarse en  el interés del colectivo de trabajadores (sin tener en cuenta los intereses de la sociedad) produjo la tendencia a una menor solidaridad. Reflejo de esto fue el incremento del deseo de las repúblicas más ricas de independizarse de las más pobres, y aumentó el antagonismo étnico.
44. Yugoslavia fue un país muy descentralizado políticamente. Eso reflejaba el carácter del acuerdo que se había logrado para controlar el problema histórico de las diferencias nacionalidades y étnicas. Pero el impacto que esto tuvo en la economía tuvo como resultado un total descontrol de la economía y esta situación llevó al desastre de la década de 1980. Durante los ‘70, las empresas yugoslavas habían conseguido mucho dinero en préstamo de algunos bancos occidentales, en una época en que había bonanza financiera (debido a los petrodólares aquellos bancos tenían suficiente dinero para prestar). Los préstamos debían ser usados para invertir en la modernización  de las firmas y fueron tomados bajo la concepción de que sería posible exportar a Europa Occidental. Pero, los años 80 se caracterizaron por un declive capitalista mundial. En este marco, las empresas (como muchos endeudados en otras partes) tuvieron dificultad para cancelar esos préstamos. De repente, Yugoslavia descubrió que tenía una deuda externa significativa. Y nadie sabía la exacta cantidad de deuda externa que aquellas empresas habían adquirido. Nadie estaba prestando atención al negocio. Pero, para que los préstamos pudiesen ser renovados, Yugoslavia tenía que asumir responsabilidad de esa deuda como país y tenía que pagar los intereses de la deuda (a las altísimas tasas de los años ‘80). Entre 1984 y 1988, Yugoslavia pagó 14 mil millones de dólares de interés, de una deuda de 20 mil millones de dólares. Gastó el 40% de sus ingresos por exportación tuvieron que ser destinados a pagar los servicios de la deuda. Y con ese cambio de destino de sus ingresos por exportación la inflación subió, debido a su incapacidad para importar, a la falta de ingresos, etcétera. La vulnerabilidad de Yugoslavia frente a las demandas de las instituciones financieras occidentales  no llegó sólo hasta ahí.

 A fines de los 60 se somete a las condiciones del FMI

45. Hacia finales de la década de 1980, se sometió a las condiciones del FMI para renovar sus préstamos. Como en todos lados cuando ocurre esta situación, el FMI solicitó la reducción del gasto social. Yugoslavia no fue el único país  al que se le exigió esto. Pero, sí hubo algunas medidas específicas que tomaban en cuenta la situación concreta de ese país.: las condiciones del FMI incluían la transformación de bancos y empresas autogestionadas en empresas con un claro status en cuanto a la propiedad de la empresa, es decir, en corporaciones capitalistas.

 Problemas suscitados en trabajadores y gerentes

46. Déjenme mencionar algunos problemas que se suscitaron dentro de los consejos de trabajadores. Primero, había una gran diferencia entre lo que los consejos podían hacer y lo que realmente hacían. Existían diferencias importantes entre empresas, y éstas fueron menos marcadas en áreas con mucha experiencia industrial. Una gran parte de los gerentes propuestos eran aceptados por los consejos de trabajadores con muy poco debate. Los consejos pasaron mucho más tiempo discutiendo sobre los ingresos relativos dentro de las empresas, los nuevos contratos, etcétera que discutiendo acerca de decisiones sobre el mercado o acerca de las inversiones que debía hacerse. Se le ofrecía a la gente  dos explicaciones sobre este fenómeno. La positiva era que la división del trabajo era racional porque los gerentes tenían los mismos intereses económicos que los otros trabajadores y que si ellos tenían experticia y habían ganado el puesto para hacer algo determinado, “pues, déjenlos hacer su trabajo y nosotros hacemos el nuestro”. La negativa era que estaban dominando los tecnócratas (“Hombres con palabras grandes, y reportajes complicados e incomprensibles.”) Ambas explicaciones apuntaban a las grandes diferencias existentes entre los expertos y las masas).

 Los que discutían eran los que tenían título universitario

47. Otro indicador de los problemas de la autogestión yugoslava fue descrita por algunos observadores de las discusiones que se originaban en los consejos de trabajadores. Las personas más activas en las discusiones eran, por lo general, las que tenían títulos universitarios y preparación especial. Las personas menos activas eran las mujeres, los jóvenes y los trabajadores no calificados.

 Los trabajadores perdieron el poder que tenían

48. Para terminar con esta enumeración de los elementos negativos, mi percepción es que las encuestas a trabajadores indicaban que estos se sentían menos contentos y con menos sensación de control sobre su trabajo. Entrando en los años 80, los trabajadores estaban más pesimistas y tenían la tendencia a dudar de su propio poder. Me atrevo a decir sencillamente que ya para esta época los trabajadores no tenían el poder: quien lo tenía era el capital financiero extranjero.

 Algunas lecciones para Venezuela

49. A partir del anterior resumen sobre la experiencia yugoslava de autogestión, voy a identificar seis lecciones que Venezuela puede obtener:

 La autogestión sí funciona.

50. La más importante: la autogestión sí funciona. Yugoslavia se industrializó y desarrolló una industria moderna. Tuvo una alta tasa de crecimiento productivo y hubo una alta identificación con trabajo y baja alienación. En resumen: ¡ el capitalismono es necesario! El interés colectivo es una palanca importante y puede funcionar en una gran escala; o sea, no está limitado a cooperativas pequeñas. (Recuerden la empresa nombrada más arriba de 14 mil miembros).

 Es peligroso tener en cuenta sólo el interés del colectivo de trabajadores

51. Sin embargo, es peligroso tener en cuenta sólo el interés del colectivo de trabajadores. Es muy peligroso no enfatizar en la importancia de la solidaridad y desarrollar instituciones que fomentan solidaridad. Porque el interés del colectivo aislado de la sociedad como un todo sólo resulta en la desintegración de la solidaridad. (En el caso de Yugoslavia terminó con el desmembramiento del país).

 No todo el poder a empresas individuales

52. También, tenemos que entender que no se puede dejar todas las decisiones sobre inversiones a empresas individuales que se auto-gestionan. Primero, esas empresas no conocen las necesidades de toda la sociedad. Obviamente, no generan empleo. Se necesita el estado (o sea, cuerpos políticos) para hacer inversiones, principalmente en una economía que necesita realizar un desarrollo extensivo (es decir, inversiones que creen empleo). Una vez que las inversiones sean hechas, las nuevas empresas pueden ser manejadas a través de la autogestión.

 Desarrollar mecanismo solidarios

53. En relación con el problema de la solidaridad, se ve la necesidad de desarrollar mecanismos sociales y políticos que permitan hablar de justicia social. El juicio sobre la distribución adecuada de ingresos debe ser logrado como resultado de un consenso social.
54. También es esencial entender que la autogestión no existe en el vacío. No puede por si sola cambiar todo. La falta de participación en los consejos de trabajos de las mujeres, los jóvenes y trabajadores no calificados, y el hecho de que los trabajadores aceptaran los consejos de los expertos no tiene porque ser la forma como la autogestión debe funcionar. Es el resultado del sistema educacional, y la diferencia en la preparación de los trabajadores, y del patriarcado. Esas cosas también tienen que cambiar para que el sistema de autogestión funcione para todos.

  Terminar con la dominación del capital financiero internacional

55. Finalmente, la experiencia yugoslava de autogestión nos enseña otra lección. La disminución de la satisfacción de los trabajadores indica que para que la autogestión funcione exitosamente, hay que terminar con la dominación del capital financiero internacional. Acuérdense del dicho: “el que gobierna la reproducción ampliada de la sociedad gobierna la sociedad”. Fue ese el punto de partida de la experiencia yugoslava y por eso ese país luchó para entregar el control de inversiones a las empresas autogestionas en vez de dárselo al estado. Sin embargo, entrando en la década de 1980, fue el capital financiero internacional el que llegó a dominar la reproducción ampliada.

 La soberanía económica como prerrequisito

56. Eso quiere decir que podemos extraer una última lección de la experiencia autogestionaría yugoslava y esa es que un prerrequisito para poder desarrollar una economía autogestionaria es la soberanía económica.
20 de julio de 2004

Michael A. Lebowitz; 14 abril 2004
Traducido por Chesa Boudin
revisado por Marta Harnecker

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Siganos a través de